La estrategia como lo hemos mencionado en varios artículos es holística y es una sola. Sin embargo, tenemos distintas estrategias que pueden ser muy potentes para potenciar una campaña.

Hay que tener claro que sin diagnóstico no hay estrategia, sin estrategia no hay táctica, si táctica no hay actividades ni tareas.

Hay que recalcar en la importancia del diagnóstico porque sin este análisis no hay estrategia.

¿Qué es la estrategia?

Es el conjunto de definiciones que dan los lineamientos de las tácticas que en este caso tenemos 3 la de medios, de tierra y digital.

Es la línea general que cumplirá con el objetivo propuesto. Antes de comenzar a planificar una estrategia es necesario:

     – Tener un objetivo

     – Contar con un diagnóstico

     – Definir el presupuesto

Sin estos 3 elementos es muy difícil planificar una estrategia, ya que se corre el riesgo de que esta no se ejecute por falta de presupuesto, esté mal diseñada por falta de un diagnóstico o que no lleguemos a un buen puerto por la falta de un objetivo.

Estrategia en campaña electoral

SI hablamos de estrategia en campaña electoral para conseguir votos tenemos 3 tipos de objetivos:

     – Ganar la elección

     – Aumentar mi cantidad de votos o llegar a una cantidad de votos aceptable

     – Aumentar el conocimiento y ser ubicad@ en el panorama político

Esto debe ir amarrado con los criterios antes de formular la estrategia. Por ejemplo, si nuestro objetivo es ganar, no puedo pretender cumplirlo si no contamos con el presupuesto suficiente para dar a conocer nuestra candidatura.

Es por eso que se debe ser muy consciente de los criterios antes mencionados. Si no tenemos el presupuesto no vamos a pretender ganar la elección y por querer llegar a ganar la elección sin los recursos se dísela una mala estrategia.

Esto puede ser tan catastrófico que podemos sacar mucho, pero mucho menos de lo esperado.

Si planificamos una estrategia real como por ejemplo sacar unos 20 mil votos o 50 mil, dependiendo del caso, podemos llegar a tener esa votación, no se ganó la elección, pero se tuvo un resultado aceptable.

No piensen que, por querer ganar, si no se logra el resultado se tendrá una cantidad de votos aceptable. Esto solo es factible si se cumplen los requisitos anteriores.

Estrategia para conseguir votos

Nicho

Las campañas de nicho solo se dirigen a un target, dentro de este mismo target tenemos diferentes segmentos.

En las campañas de nicho debemos dirigirnos a solo un tipo de público, estos pueden ser distintos, madres, militantes de un partido, animalistas, evangelistas, entre otros distintos grupos.

Las campañas de nicho se dan en elecciones al congreso o para consejeros en la mayoría de veces. También se pueden dar para alcaldías pequeñas.

Desde el principio tenemos un público segmentado, que es nuestro target, sin embargo, este target tiene más segmentaciones.

Si nos decidimos por las madres, podemos segmentar este target en madres de 18 a 24, madres de 25 a más, en madres solteras en madres casadas, entre otros segmentos.

Esto nos permitirá diseñar mensajes más específicos y llegar, con afecto, a los votantes.

Contraste

Es mostrarse diferente al oponente, ojo no atacándolo, sino diferenciándose con valores o atributos que son mejores que el adversario.

Si el candidato tiene un pensamiento conservador, en este caso nuestro mensaje será en un sentido liberal rescatando los valores que acompañan a mi concepto.

De esta manera se realiza un contraste notorio para que los votantes puedan diferenciar las dos posiciones.

Ataque

Es cuando tenemos un público ganado y sabemos que nuestro electorado no crecerá más. Entonces debemos examinar al adversario, principalmente dos cosas sus debilidades y sus fortalezas.

Atacar a las debilidades nos permitirá fortalecer nuestro voto fidelizar a los votantes que hemos ganado.

No atacamos a la debilidad para restarle votos al adversario, ojo con esto porque muchos candidatos lo creen.

Para restar votos a nuestro oponente debemos reconocer dos cosas:

     – Las fortalezas o su buena reputación.

     – Fortaleza principal o el mejor elemento de su reputación.

Si atacamos a su fortaleza su electorado blando entrará en duda y con esto comenzamos a restar votos.